Géner García Molina, alias ‘Jhon 40’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

En la actualidad, Géner García Molina, más conocido como “Jhon 40”, es quien conecta la cocaína que sale del sur de Colombia con sus compradores en Venezuela, y quien provee de soporte financiero a las disidencias que lidera Miguel Botache, alias ‘Gentil Duarte’. Si hay un ejemplo de la transformación que sufrió la estructura de las FARC-EP debido a su incursión en el negocio del narcotráfico, ese es Jhon 40.

El disidente pasó de ser un joven con ideales comunistas y una mal cimentada fe en la lucha insurgente, a convertirse en un extravagante capo del narcotráfico, al que le gustaba comprar caballos de lujo y usar sólo ropa militar importada. El poder y dinero que ha logrado amasar por cuenta del narcotráfico lo han convertido en uno de los objetivos principales del Estado colombiano, y en pieza clave del plan para unificar a las disidencias. 

Historia

Jhon 40 nació en el municipio de San Martín, Meta, el 23 de agosto de 1963. Es nieto de Roque Molina, alias El Diablo, uno de los campesinos que en los años sesenta se alzó en armas junto a alias Tirofijo en Marquetalia, Tolima.

Su carrera criminal comenzó en los ochenta, cuando se incorporó al Frente 31 de las FARC, luego de pasar dos años como secretario de la Juventud Comunista Colombiana (JUCO). En sus inicios utilizó el nombre de Francisco Javier Builes, con la intención de encubrir su accionar; pero al ir tomando importancia dentro de la organización guerrillera, su nombre real salió a relucir.

Al poco tiempo de unirse a la guerrilla aprendió el oficio del narcotráfico, gracias a Tomás Molina Caracas, alias “El Negro Acacio”, quien para entonces era el zar narcotraficante de las FARC. En 2006, Jhon 40 ya era considerado uno de los capos del narcotráfico en el departamento del Meta. Con una extravagante vestimenta, joyas y relojes de oro, lujosas camionetas y un teléfono satelital que nunca apartaba de su lado, Jhon 40 iba adquiriendo las características del que sería el capo narcotraficante más importante de la guerrilla. Su poder en la región era tal, que como comandante del Frente 43 se le señalaba de mover hasta 100 toneladas de coca al año, recibir miles de millones de pesos por las transacciones narcotraficantes y controlar casi 5.000 hectáreas de coca.

En 2006, el Gobierno de Colombia, apoyado por los Estados Unidos de América, implementó la operación “Emperador,” la cual reunió 3.200 uniformados en Meta con el único objetivo de capturar a Jhon 40.

Su poder criminal aumentó en 2007, cuando el Negro Acacio murió como resultado de un bombardeo militar y el Secretariado de las FARC le ordenó tomar el control del negocio de coca al sur del país. Como consecuencia, Jhon 40 pasó a manejar todo el narcotráfico en Meta y Guaviare, lo que aumentó no solo su poderío dentro de las FARC, sino además su indisciplina y sus excesos.

En 2008, su campamento fue bombardeado por el Estado colombiano, lo que lo dejó gravemente herido y golpeó de forma contundente la estructura del Frente 43. Debido a esto, el Secretariado de las FARC realizó un “juicio revolucionario” a Jhon 40 en 2010, en el cual lo acusaron de una creciente indisciplina, “mala” utilización de los rubros del narcotráfico y un debilitamiento de su Frente. Los resultados de este consejo de guerra no son claros, pero algunas fuentes resaltan que Jhon 40 quedó bajo las órdenes directas de un integrante del Secretariado. En cambio, otras fuentes señalan que no hubo reprimendas contra el comandante del Frente 43, y que en cambio huyó a Venezuela luego del bombardeo.

De Jhon 40 se vuelve a tener información en 2012, cuando hombres bajo su comandancia se enfrentaron al Ejército Nacional en una zona selvática del departamento de Guainía. Ese mismo año se le señaló de haber fundado el Frente “Acacio Medina” en el municipio de Moroa, en territorio venezolano.

Durante el comienzo de las conversaciones de paz entre el Gobierno Nacional de Colombia y el Secretariado de las FARC-EP, Jhon 40 era considerado como el principal financiador del Bloque Oriental, debido principalmente a su control sobre la comercialización de cocaína en las fronteras con Venezuela y Brasil, y a sus lazos con narcotraficantes de ambos países.

Para el 2015, Jhon 40 era señalado como uno de los comandantes que no se acogerían al proceso de desmovilización de las FARC. De hecho, la Dirección Nacional de Antinarcóticos y Lavado de Activos señaló la continua injerencia de Jhon 40 en actividades criminales en Meta.

Su distanciamiento del proceso de paz se confirmó en 2016, cuando hizo público que no se concentraría junto al grueso de los guerrilleros; poco tiempo después, el Secretariado de las FARC-EP lo expulsó oficialmente de sus filas, junto a otros cuatro comandantes. Para diciembre de ese año, las autoridades nacionales lo señalaron como un objetivo de alto valor, a la vez que la Interpol abrió circular roja en su contra.

Actualmente, se sabe que Jhon 40 es uno de los principales articuladores del plan de Gentil Duarte para reagrupar a las disidencias en un frente unificado de lucha. A mediados del año pasado fue enviado por Duarte a la región del Catatumbo en Norte de Santander para liderar el frente 33, coordinar la compra de pasta de coca de esta disidencia y recuperar el control de las rutas del narcotráfico que salen de ahí hacia Venezuela. Con su incursión en esa zona, las disidencias le apuestan a quedarse con una buena tajada del mercado de la droga que cruza hacia el vecino país, junto con las rutas que llegan a Brasil y Ecuador.

Actividad criminal

Cuando pertenecía a las FARC-EP, Jhon 40 controlaba las rutas internacionales para el tráfico de cocaína desde Meta y Guaviare. Tenía a su cargo las relaciones con los compradores de la droga en las fronteras de Colombia con Brasil y Venezuela, a quienes les garantizaba el tráfico de por lo menos 100 toneladas de cocaína al año. Sus ganancias se contaban por los miles de millones de pesos, convirtiéndolo en uno de los principales proveedores económicos del Bloque Oriental.

El poderío de Jhon 40 le otorgó el rótulo de uno de los más grandes capos narcotraficantes de las FARC-EP, e incluso se decía que controlaba su propio pueblo en una zona rural del municipio de Puerto Rico, Meta.

Jhon 40 también estuvo inmiscuido en diferentes estructuras para lavar el dinero de la cocaína. Conformó una red de testaferros a través de los cuales compraba fincas y lujosas propiedades en las principales capitales del país, mientras que construía bares, hoteles y discotecas en Meta con el dinero del narcotráfico.

Tras la desmovilización de las FARC-EP, Jhon 40 maneja la comercialización de cocaína colombiana hacia Venezuela mediante alianzas con grupos narcotraficantes en ese país. Así mismo, en su paso por el Catatumbo, estuvo en contacto con las disidencias que quedaron dispersas en esta región, para evitar que continúen siendo reclutadas por otros grupos como el ELN o los Urabeños que mantienen presencia en esta zona donde el mercado de coca esta disparado.

Las autoridades también lo acusan de reclutamiento de menores que se estaría llevando a cabo en campos de entrenamiento en la frontera venezolana, específicamente en los estados de Amazonas, Táchira y Apure, a donde llevan tanto a colombianos como venezolanos para instruirlos en ideología política y estrategia armada. Se sabe que tiene aproximadamente 500 hombres bajo su mando en el vecino país. Por otro lado, lo han vinculado con la explotación de oro y coltán en Venezuela, y lo señalan de tener vínculos con carteles de droga en Brasil.

Geografía

Cuando alias Jhon 40 comandó el Frente 43, tenía como zona de control el departamento del Meta. Actualmente, se mueve entre el estado de Amazonas en Venezuela y el departamento colombiano de Guaviare.

Existe conocimiento por parte de las autoridades que las disidencias a su cargo se agrupan en el departamento de Vichada y Guainía desde donde cruzan el país vecino para manejar una base de acopio de cocaína, con pistas clandestinas en la serranía de Yapacana, que conecta a Colombia por el Orinoco.

Aliados y enemigos

Sus principales aliados criminales son Miguel Botache, alias “Gentil Duarte” y Néstor Verá, alias “Iván Mordisco”, líderes de los frentes 7mo y 1ro de las disidencias respectivamente. Además de ser uno de los grandes financiadores estos dos frentes, también se ha convertido en aliado de Duarte para articular a las disidencias en una sola fuerza

Jhon 40 también mantiene alianzas con alias “Giovanni Chuspas”, excomandante del Frente 16 que lo estaría ayudando a moverse dentro de Venezuela; y con Miguel Díaz Sanmartín, alias “Julián Chollo”, antiguo mando medio del Frente Acacio Medina y señalado de trabajar con él para controlar una disidencia en el estado de Amazonas en Venezuela.

Perspectiva

La importancia de Jhon 40 dentro del panorama criminal ha aumentado rápidamente en los últimos años por cuenta del control que mantiene de las rutas del narcotráfico en las fronteras con Venezuela y Brasil y que lo convierten en un jugador clave para formar alianzas con carteles internacionales. Aunque su papel es más criminal que ideológico, su controvertida historia en la guerrilla y su papel como socio de Duarte, lo han convertido en pieza importante del plan de unificación de las disidencias. Es hasta el momento uno de los objetivos militares más importantes para la Fuerza Pública colombiana.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn