Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez“, es un miembro del Secretariado de las FARC. Es ampliamente considerado un líder política e ideológicamente radical y es quien dirige al grupo subversivo en las negociaciones de paz con el gobierno colombiano.

Historia 

Iván Márquez nació el 16 de junio de 1955 en Florencia, la capital del departamento de Caquetá, al sur de Colombia.  Al igual que muchos de los más antiguos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), formó parte del partido político Juventud Comunista Colombiana (Juco). Como miembro de la Juco, apoyó a las FARC llevando provisiones a las zonas rurales donde el grupo tenía presencia. Más tarde se uniría al grupo guerrillero como un “comisario político” en una de las unidades mas activas de las FARC, el Frente 14, en el sur del departamento de Caquetá. A principios de los años ochenta, como parte de un proceso de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, Márquez se convirtió en uno de los “emisarios principales” de la guerrilla en el naciente partido político: la Unión Patriótica (UP). Más tarde fue elegido como concejal y luego como diputado suplente por el Caquetá.

En 1987, a medida que se intensificaba la persecución a los miembros de la UP, las FARC decidieron hacer un llamado a Márquez y a otros emisarios en el partido para que volvieran a las montañas. Por sus esfuerzos con la UP, los guerrilleros lo nombraron comandante del Bloque Suroccidental. En los años noventa Márquez fue trasladado a la región noroeste del país, donde participó en una sangrienta batalla por el control de la región de Urabá a lo largo de la frontera con Panamá, y se ganó el respeto dentro de la organización como un comandante militar fuerte, complementando así sus habilidades políticas. La combinación de estas dos habilidades ha contribuido a su trayectoria como representante internacional de la organización. Sus actividades y su influencia se extendieron y se ha convertido en el máximo vocero de la guerrilla en el extranjero. Funcionarios de inteligencia en Colombia afirman que dirige esfuerzos guerrilleros para infiltrarse en las universidades y crear federaciones de estudiantes para apoyar la estrategia política y militar de las FARC en las ciudades colombianas.

Sin duda, fue gracias a sus habilidades políticas y diplomáticas que Márquez fue elegido para liderar la delegación de las FARC en las negociaciones de paz que se llevaron a cabo con el gobierno colombiano en Oslo en 2012. Márquez continuó en la cabeza del equipo negociador de la guerrilla cuando los diálogos se trasladaron a La Habana en noviembre de 2012. Hasta el momento, las partes han acordado tres de los cinco puntos de las negociaciones. En diciembre de 2014, las FARC declararon un cese al fuego unilateral indefinido, mientras que el presidente Juan Manuel Santos suspendió los bombardeos a los campamentos de las FARC en marzo de 2015.

Actividades criminales

Según el departamento de Estado de Estados Unidos, Iván Márquez estaba a cargo de la política de drogas de las FARC, dirigiendo y controlando la producción, manufactura y distribución de la cocaína. También estaba al mando de unidades de las FARC dedicadas al secuestro, extorsión y asesinato.

Geografía

Antes de comandar al equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz, Márquez se ubicaba principalmente en Venezuela, según las autoridades colombianas.

Aliados y enemigos

Además de ser considerado como narcoterrorista por el gobierno colombiano, Iván Márquez ha sido acusado por el departamento de Justicia de Estados Unidos por cargos de tráfico de drogas. El Departamento de Estado de Estados Unidos ofrece una recompensa de US$5 millones por información que lleve a su captura.

Perspectivas

Como miembro del Secretariado de las FARC, la suerte de Márquez está ligada a los resultados del proceso de paz. Los líderes de las FARC han dicho que no piensan pagar cárcel. Mientras tanto, el presidente Santos ha afirmado que busca evitar la extradición de los jefes de las FARC a Estados Unidos y ha abierto la posibilidad de un arresto domiciliario.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+