EE. UU. va por El Aissami, hombre fuerte del régimen de Venezuela

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La acusación de los Estados Unidos contra Tareck El Aissami y cinco de sus colaboradores por violar las sanciones por presunto tráfico de drogas impuestas en 2017, confirma que Washington no va a soltar la presión sobre los más altos funcionarios del gobierno de Venezuela. 

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó el viernes 8 de marzo que presentó cargos contra El Aissami, vicepresidente de Economía y ministro de Industrias del gobierno de Nicolás Maduro; y contra el empresario Samark José López Bello ante un tribunal federal de Manhattan por violaciones a la Ley de Narcotraficantes Extranjeros con Denominación Especial (Foreign Narcotics Kingpin Designation Act).

El fiscal de Distrito Sur de Nueva York, Geoffrey Berman, y el agente especial de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (HSI por sus siglas en inglés), Ángel Meléndez, anunciaron que El Aissami “supuestamente evadió las sanciones impuestas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) al emplear a empresas estadounidenses para brindar transporte internacional a través de un avión privado”.

Además, agregan en el documento oficial que “El Aissami y López Bello supuestamente usaron aviones privados para organizar reuniones privadas en todo el mundo, incluyendo Turquía y Rusia”.

Estados Unidos también presentó cargos contra Víctor Mones Coro (piloto), Michols Orsini Quintero (estadounidense), Alejandro Antonio Quintavalle (panameño) y Alejandro Miguel León Maal (piloto venezolanos, con nacionalidad estadounidense) por formar parte de la conspiración para violar las restricciones de la Ley Kingpin, al participar en vuelos a Rusia, Turquía, República Dominicana y Venezuela con El Aissami. Por su parte, Orsini Quintero, Quitavalle y León Maal fueron detenidos y presentados ante jueces del estado de Florida.

El Aissami y Samark López, habían sido sancionados por la OFAC en febrero de 2017 por su presunta vinculación al tráfico de drogas. En esa oportunidad varios de sus bienes fueron congelados y se restringió a ciudadanos y empresas estadounidenses establecer actividades con ambos personajes relacionados con el gobierno de Venezuela.

VEA TAMBIÉN: Narcotráfico en el régimen venezolano: “El Cartel de los Soles”

El Aissami ha sido vinculado con narcotraficantes y grupos criminales como Los Zetas, y el capo colombiano Daniel “El Loco” Barrera, desde 2008 cuando fue ministro de Relaciones Interiores de Hugo Chávez. 

Análisis de InSight Crime

Tareck El Aissami se convirtió en el tercer funcionario del gobierno venezolano que enfrenta cargos ante la justicia de Estados Unidos por el delito de narcotráfico. Los otros dos son Hugo Carvajal Barrios, alias “El Pollo”, exjefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) –ahora detractor del gobierno de Maduro-, y Néstor Reverol, ministro de Relaciones Interiores.

También se suma a los sobrinos de la pareja presidencial Franqui Francisco Flores y Efraín Campo Flores, quienes se encuentran cumpliendo una condena de 18 años de prisión en una cárcel por el delito de conspiración para introducir droga en Estados Unidos. 

Adicionalmente, InSight Crime tiene una lista de más 120 funcionarios del gobierno de Venezuela que han sido sancionados o señalados de supuesto nexos con el narcotráfico y formar parte del “Cartel de los Soles”.

Pero El Aissami es considerado como uno de los hombres más peligrosos y poderosos del chavismo, junto a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Aunque las sanciones de 2017 pudieron haberlo debilitado, este reciente episodio parece demostrar que sigue en sus andanzas.

El Aissami figura en el radar de las autoridades estadounidenses desde hace más de ocho años cuando comenzaron a detectar sus conexiones con el crimen organizado. “Está metido en todas las actividades criminales. En cada caso que destapábamos aparecía el nombre de El Aissami: narcotráfico, terrorismo, lavado de dinero, contrabando de oro, en todo…”, reveló un funcionario del gobierno de Estados Unidos, luego de las sanciones de 2017 cuando El Aissami era vicepresidente de Venezuela. 

VEA TAMBIÉN: Venezuela: ¿Un Estado mafioso?

En esa oportunidad el funcionario confesó que la designación de El Aissami como vicepresidente de la República y la posibilidad de que pudiera asumir funciones como presidente de Venezuela había encendido las alarmas dentro de la administración de Donald Trump, pues para entonces tenían información de que “intentaba crear una suerte de organización de narcotráfico denominada ‘Cartel del Alba’, con funcionarios y militares de los países del Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, creada por Hugo Chávez en 2004)”, aseguró el funcionario.

Pero sus nexos con el crimen no terminan ahí.

Cuando fue Ministro de Relaciones Interiores, entre 2008 y 2012, tenía a su cargo la administración de las prisiones y durante su gestión surgió una de las más figuras criminales más temibles de Venezuela:el pran”, estructuras criminales que operan desde las prisiones con apoyo de las autoridades. 

Luego, entre 2012 y 2017, El Aissami asumió la gobernación del estado Aragua y desde entonces los índices de criminalidad se dispararon en la región, ubicándola entre los 5 estados más violentos del país con una tasa de 168 homicidios por 100.000 habitantes, con actividad de pranes y megabandas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn