Jaime Rosenthal Oliva

Estados Unidos emitió una acusación de lavado de dinero contra cuatro hondureños, entre los que se encuentra Jaime Rosenthal Oliva, un ex vicepresidente que actualmente pertenece a una de las élites económicas y políticas más importantes del país.

La acusación (vea aquí el pdf) fue revelada el 6 de octubre, tras el arresto de Yankel Rosenthal, sobrino de Jaime Rosenthal, quien fue mencionado en la imputación junto con Yani Rosenthal, hijo de Jaime, y Andrés Acosta García, abogado del Grupo Continental, el poderoso conglomerado económico familiar.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos simultáneamente denominó a los tres Rosenthal como “narcotraficantes incluidos en lista especial,” y añadió al banco familiar, así como a su planta empacadora de carne y a su fondo de inversión, entre otros negocios, a la lista de “Personas en lista especial” (SDN por sus iniciales en inglés), que prohíbe a terceros hacer negocios con estas empresas, so pena de enfrentar sanciones.

En términos generales, la acusación, emitida por el Distrito Sur de Nueva York, imputa a los cuatro hondureños de lavado de dinero. Específicamente, afirma que ellos realizaron numerosas transacciones relacionadas con “graves ofensas de droga” y “ofensas contra un país extranjero que involucran sobornos a oficiales públicos y malversación, robo o fraude de fondos públicos para y por el beneficio de un funcionario público”.

Sin embargo, la imputación no especifica cuáles fueron las ofensas de drogas o los sobornos, ni quién estuvo involucrado en las mismas. La acusación afirma que todas las transacciones ocurrieron “total o parcialmente” en Estados Unidos.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

En un email que InSight Crime recibió antes de la acusación, Jaime Rosenthal defendió a su familia y sus negocios.

“En Honduras es muy complicado ser rico y evitar sospechas de que hayas hecho tu fortuna con transacciones ilegales”, afirmó. “La gente no cree que puedes ser rico trabajando duro y con honestidad”.

En un intercambio de correos electrónicos con InSight Crime tras la publicación de la acusación, Rosenthal dijo que su grupo económico necesita ayuda.

“No podemos permitir que alguien crea que hemos hecho algo malo y la mejor forma de encontrar la verdad es a través de una empresa que se especializa en este tipo de investigaciones para descubrir si hemos hecho algo ilegal”, escribió. “Nuestras empresas están avaluadas en grandes sumas de dinero y tenemos muchos, muchos años de arduo trabajo y ahorros que nos permiten crecer y obtener los recursos capitales en un país que no tiene mercado de capitales. Creemos que necesitamos este tipo de investigación para ser capaces de aclarar las dudas de cada quién” (Vea el email completo abajo)

El padre de Rosenthal llegó a Honduras en 1929, proveniente de la región de Besarabia, ubicada en los territorios actuales de Rusia, Ucrania y Moldavia, como le dijo a InSight Crime en una entrevista en agosto. Después de trabajar en una aseguradora extranjera, la familia comenzó su propia empresa de seguros.

Seguros Continental fue el inicio de lo que luego se convertiría en Grupo Continental. Con empresas cementeras y de bienes raíces, bancos, compañías de telecomunicaciones y medios de comunicación, es uno de los conglomerados económicos más poderosos de Honduras.

Los hijos de Rosenthal le ayudan a éste a dirigir los negocios. Yankel se encargó de administrar el ingenio de azúcar familiar antes de venderlo y gastar gran parte del dinero obtenido en el negocio, según dijo Jaime Rosenthal.

“Es muy derrochador” dijo Rosenthal en el intercambio de correos con InSight Crime.

“Yankel no hace parte de nuestros negocios pero hará todo lo posible para clarificar y ayudar” agregó Rosenthal. “Estoy seguro que Yankel no está involucrado en el narcotráfico, pero tiene amigos por todos lados, y estamos dispuestos a aclarar la situación.”

Análisis de InSight Crime

Esta acusación podría sacudir a Honduras por muchos años. El país fue un refugio seguro para el narcotráfico, la corrupción y el lavado de dinero, especialmente durante la última década —el período que cubre la acusación—.

La familia Rosenthal es parte de la élite gobernante a la que a veces se refieren como las élites transnacionales o "Turcos", una referencia más bien racista a su origen "del Medio Oriente". Su poder proviene de grandes inversiones en la banca, las telecomunicaciones, los medios de comunicación, la construcción y últimamente de las exportaciones no tradicionales, como la palma africana.

Además de sus activos económicos, la familia tiene gran influencia en el Partido Liberal, de la oposición. Jaime Rosenthal se ha postulado varias veces a la presidencia, y su hijo, Yani, se postuló para presidente en las últimas elecciones.

Su acusación estremecerá  a las otras élites de Honduras. Estas élites no tienen que rendir cuentas en un país donde con mucha frecuencia ellas hacen las reglas y deciden quién las puede  violar.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre élites y crimen organizado

La entrada del sistema de justicia de Estados Unidos cambia las condiciones. La justicia de Estados Unidos es menos susceptible a las presiones políticas y económicas con respecto a casos criminales de esta magnitud (aunque ciertamente esto ha sido puesto a prueba en los recientes casos de lavado de dinero en Estados Unidos).

El impacto puede ir más allá de las condenas dictadas en este caso. Las investigaciones estadounidenses también pueden dar lugar a la congelación de activos, el retiro de las inversiones de las empresas extranjeras en Honduras,  la cancelación de contratos, y la pérdida de los visados para viajar, entre otros problemas.

La acusación de Rosenthal por lavado de dinero del narcotráfico muy probablemente tiene que ver con las conexiones de los negocios de la familia con una organización conocida como Los Cachiros. Algunos miembros de Los Cachiros se entregaron a las autoridades de Estados Unidos en enero de este año. Se cree que están aportando pruebas firmes en casos como estos.

No obstante, el lavado de dinero proveniente de la corrupción y el soborno es un misterio.

En todo caso, Estados Unidos está enviando el mensaje de que tanto los casos de narcotráfico como los de corrupción se encuentran dentro de su ámbito legal.

Esta es la respuesta completa de Jaime Rosenthal Oliva a la solicitud de InSight Crime de comentar al respecto:

Señor Dudley:

Yo creo que lo que necesitamos es que el Tribunal de Estados Unidos nombre a una empresa que pueda hacer una investigación completa desde el inicio de nuestras compañías hasta el día de hoy, para que investiguen todo y de esta forma todo pueda ser aclarado, ya que en el negocio en que estamos necesitamos mucha credibilidad y confianza.

No podemos permitir que alguien crea que hemos hecho algo malo, y la mejor forma de encontrar la verdad es a través de una empresa que se especialice en este tipo de investigaciones para descubrir si hemos hecho algo ilegal.

Nuestras empresas valen mucho dinero y tenemos muchos, muchos años de arduo trabajo y de ahorro, lo que nos permitió crecer y obtener los recursos de capital necesarios para crecer en un país que no tiene un mercado de capitales.

Creemos que necesitamos este tipo de investigación con el fin aclarar las dudas de cualquier persona.

Nuestros acreedores ya están preocupados; alguien nos ha involucrado en un problema que no tiene nada que ver con nosotros o nuestras compañías.

¿Puede ayudarnos a hacer esto?

Saludos,

Jaime Rosenthal Oliva