HomeNoticiasCocaína al alza: ONUDD presenta su informe para 2021
NOTICIAS

Cocaína al alza: ONUDD presenta su informe para 2021

COCAÍNA / 30 JUL 2021 POR JUAN DIEGO POSADA Y SETH ROBBINS ES

Mientras que la cantidad de cultivos de coca en Colombia ha descendido por tercer año consecutivo, la producción de cocaína del país sigue alcanzando niveles récord, según nuevas cifras de las Naciones Unidas.

En 2020 se produjeron unas 1.228 toneladas métricas de cocaína. Esto es un aumento de casi 8 por ciento de 1.136 toneladas el año pasado, según un nuevo informe del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). La tierra utilizada para producir cultivos de coca en Colombia, mientras tanto, cayó a 143.000 hectáreas en 2020, una disminución del 7 por ciento desde 2019.

Si bien las tendencias pueden parecer desconcertantes, hay una serie de razones -técnicas, territoriales y criminales - que las cifras de coca y cocaína pueden estar en desacuerdo.

Megalaboratorios y nuevos métodos de producción

La cantidad de cocaína en polvo extraída de una sola hectárea de coca aumentó en más de un kilogramo en sólo un año.

La producción potencial de cocaína aumentó de 6.7 kilogramos por hectárea en 2019 a 7.9 kilogramos en 2020, según el informe de la ONUDD.

Es posible que tres factores permitan a los traficantes producir más cocaína a partir de menos hectáreas de coca: instalaciones de producción más grandes, mejores técnicas de siembra y más cocaína extraída de las hojas.

En los últimos dos años, las fuerzas armadas colombianas han desmantelado lo que los funcionarios antidrogas llaman "mega-laboratorios". Estos grandes campamentos - capaces de producir varias toneladas de cocaína - habían sido previamente ubicados en sitios rudimentarios para evitar ser detectados por las autoridades.

Entre los complejos descubiertos el año pasado se incluyen dos con espacios dedicados a diversas etapas del procesamiento de la cocaína: el almacenamiento de hojas de coca, su extracción en pasta, y luego la producción de clorhidrato de cocaína, el ingrediente principal de la cocaína. Una de las instalaciones pudo producir hasta cinco toneladas de cocaína al mes.

Los laboratorios de drogas masivos fueron encontrados en las zonas con alta densidad de coca de Nariño, en la frontera sur con Ecuador, y Catatumbo, en la frontera oriental con Venezuela. Ambos estaban vinculados al Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última fuerza guerrillera que queda en Colombia. El grupo se ha hecho cargo de una gran parte de la producción de cocaína que una vez estuvo en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se desmovilizaron en 2016 después de llegar a un acuerdo de paz con el gobierno.

VEA TAMBIÉN: El itinerario de la cocaína hacia Europa

Además de los grandes lugares de producción, los avances en el cultivo de coca y las técnicas de extracción pueden estar proporcionando a los traficantes mayores rendimientos de cocaína.

Variedades específicas de coca pueden "aumentar la eficiencia de la extracción de cocaína" o producir "una mayor cantidad de cocaína en la hoja", señalan los investigadores de la ONUDD en su informe, agregando que ambas situaciones "necesitan ser estudiadas en profundidad".

En su informe del año pasado, la ONUDD había observado una tendencia hacia procesos de producción cada vez más sofisticados, así como "técnicas para obtener más coca de menos hojas".

Concentración de cultivos de coca

Casi el 85 por ciento de la coca en Colombia se cultiva en solo cinco departamentos, según la ONUDD, y cuatro de ellos se encuentran en regiones fronterizas remotas y sin ley, que son rutas cruciales del narcotráfico.

Los departamentos de Putumayo, Cauca y Nariño se encuentran a lo largo de la frontera de Colombia con Ecuador, que se ha convertido en un punto de salida crucial para la cocaína hacia Estados Unidos y Europa.

VEA TAMBIÉN: La resiembra evita que la coca sea eliminada en Colombia

Mientras tanto, Norte de Santander, a lo largo de la frontera con Venezuela, es uno de los terrenos más fértiles para la coca. Allí, un solo municipio, Tibú, representa el 13 por ciento del total nacional de cultivo de coca, con casi 20.000 hectáreas.

Esta montañosa y selvática región es el hogar de varios grupos armados, incluyendo el ELN y células disidentes de las FARC. La gasolina, necesaria para la producción de cocaína, es comúnmente contrabandeada en la región.

Mapa: Gobierno de Colombia - Sistema de monitoreo apoyado por UNODC
Mapa: Gobierno de Colombia - Sistema de monitoreo apoyado por UNODC

El cultivo de coca también se concentra en las regiones protegidas, que son de difícil acceso para las autoridades. Más de la mitad de todos los cultivos de coca están ubicados en Áreas de Manejo Especial, cubriendo reservas indígenas, comunidades afrocolombianas y parques naturales, según la ONUDD.

Resiembra y cultivos ocultos

El cultivo de coca y la producción de cocaína son notoriamente difíciles de detectar.

La Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca, que también informa sobre cultivos de coca en Colombia, señaló que, en 2020, se registraron 245.000 hectáreas cultivadas. Eso es 102.000 hectáreas más que las 143.000 hectáreas reportadas por la ONUDD.

Según la Casa Blanca, la capacidad de producción de cocaína aumentó a 1.010 toneladas métricas, unas 200 toneladas menos que la cifra de la ONUDD.

Las razones de las discrepancias no están claras, pero este es el segundo año consecutivo en el que las cifras han variado considerablemente.

Un factor podría ser los altos niveles de resiembra de cultivos de coca. Los agricultores de coca han reemplazado la coca inmediatamente después de la erradicación para recuperar sus pérdidas. También se sabe que los grupos delictivos obligan a los agricultores a sembrar más coca. Miguel Ceballos, Alto Comisionado de Colombia para la Paz, dijo en 2019 que la tasa de resiembra se mantuvo entre 50 y 67 por ciento.

Y los números de erradicación de coca pueden ser poco confiables. Un reportaje de Semana en 2020 reveló que el gobierno de Colombia puede haber estado inflando la cantidad de cultivos de coca destruidos hasta por un tercio. Los erradicadores de coca contratados por los militares de Colombia dijeron al medio que a menudo se enfrentan a agricultores enojados cuando retiran sus cultivos, por lo que en ocasiones se comprometen con ellos, aceptando sacrificar sólo la mitad.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque, ha tratado de reiniciar la aspersión aérea de coca. Hace varios años, el Tribunal Constitucional del país restringió el uso del herbicida glifosato en los aviones, alegando problemas de salud. El Ministerio de Defensa parece dispuesto a reanudar la fumigación de manera inminente después de cumplir ciertas condiciones establecidas por el tribunal, aunque aún están pendientes las impugnaciones.

Los agricultores ya son expertos en evitar la fumigación escondiendo cultivos de coca bajo las plantas bananeras y otro tipo de vegetación. Y los traficantes también podrían responder a la reanudación de la fumigación aérea utilizando parcelas de coca más remotas y más pequeñas, empujando las plantaciones más hacia las reservas o hacia un territorio más difícil de fumigar.

En el departamento del Meta, que alberga el Parque Nacional Sierra de La Macarena, una reserva forestal de montaña de unas 629.000 hectáreas, los traficantes pagan para que se limpien solo hectáreas de bosque. Las parcelas aisladas son más difíciles de detectar en helicóptero.

compartir icon icon icon

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

What are your thoughts? Click here to send InSight Crime your comments.

We encourage readers to copy and distribute our work for non-commercial purposes, with attribution to InSight Crime in the byline and links to the original at both the top and bottom of the article. Check the Creative Commons website for more details of how to share our work, and please send us an email if you use an article.

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

Contenido relacionado

COLOMBIA / 4 OCT 2019

Una tensa calma se vivió por casi seis años en el municipio de Bello, Antioquia al noroccidente de Colombia, antes…

CARIBE / 29 JUL 2019

El hundimiento de un pequeño barco que se dirigía hacia Curazao proveniente de Venezuela y la desaparición de todos sus…

EL SALVADOR / 23 FEB 2018

Un reciente estudio señala que, a pesar de algunos avances en los últimos años, América Latina y el Caribe continúan…

Sobre InSight Crime

LA ORGANIZACIÓN

Primeros auxilios de emergencia en entornos hostiles

24 SEP 2021

Durante nuestro más reciente encuentro anual, InSight Crime reforzó la capacitación en ambientes hostiles y primeros auxilios de emergencia, dirigida a nuestro equipo de 40 integrantes, muchos de los cuales…

LA ORGANIZACIÓN

Desentrañando las redes que conectan élites y crimen organizado

27 JUL 2021

El 16 de julio, InSight Crime publicó Élites y crimen organizado en Nicaragua, un profundo análisis sobre las relaciones entre actores criminales y élites en el país centroamericano.

LA ORGANIZACIÓN

InSight Crime se enfoca en la frontera entre Estados Unidos y México

20 JUL 2021

InSight Crime ha decidido dedicar muchos de sus recursos de investigación a la descripción y comprensión de la dinámica criminal en la frontera entre Estados Unidos y México.

LA ORGANIZACIÓN

Capturas y más presupuesto para la policía como resultado de las investigaciones de InSight Crime

8 JUL 2021

Con la captura de Memo Fantasma, InSight Crime demuestra que nuestras investigaciones pueden revelar amenazas criminales importantes para las Américas.

LA ORGANIZACIÓN

La tormenta perfecta del crimen en Venezuela

30 JUN 2021

James Bargent, administrador de proyectos de InSightCrime, realizó un seminario virtual para estudiantes de posgrado titulado “Crimen organizado, conflicto y aislamiento: la tormenta perfecta en Venezuela”.