EE. UU. señala a hijos de la pareja presidencial de Venezuela

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Estados Unidos ha impuesto sanciones al hijo e hijastros del presidente de Venezuela Nicolás Maduro, medidas que se suman a las innumerables acusaciones que señalan al gobierno de Maduro de haber alcanzado niveles máximos corrupción.

En el lapso de un mes el Departamento del Tesoro norteamericano impuso sanciones primero a Nicolás Ernesto Maduro Guerra, hijo del presidente Maduro, y luego a sus tres hijastros Walter, Yosser y Yoswal Gavidia Flores, hijos de la primera dama Cilia Flores. Como es lo habitual, las sanciones implican la congelación de todos sus bienes en Estados Unidos, y prohíben a todas las entidades financieras estadounidenses celebrar alguna transacción con ellos.

Maduro Guerra, o “Nicolasito”, como se lo conoce, está acusado de haber diseñado una estrategia para impedir el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela. Maduro Guerra es miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), órgano legislativo favorable a Maduro, y fue señalado de hacer parte del círculo íntimo de Maduro, que “vive una vida de lujo con ganancias derivadas de la corrupción”, según un comunicado del Departamento del Tesoro.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Venezuela

Mientras tanto, las sanciones a los hijastros de la esposa de Maduro se desprenden de su presunta participación en una estructura que envió paquetes de ayuda alimentaria no aptos para el consumo humano y con sobreprecios. Álex Saab, un empresario colombiano acusado de dirigir una red de corrupción que se valió de empresas de papel para robar millones de dólares en contratos para la importación de alimentos. Ese programa de asistencia alimentaria, conocido como Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), fue usado por “Maduro y sus parientes para robar al pueblo venezolano”, según señaló el secretario del Tesoro Steven Mnuchin en un comunicado.

Las nuevas medidas tomadas por el Departamento del Tesoro estadounidense hacen parte de una serie de sanciones económicas desplegadas por el gobierno norteamericano para presionar la renuncia de Maduro.

Análisis de InSight Crime

Con los señalamientos a la familia del presidente y su vinculación con la corrupción generalizada, el gobierno de estadounidense acumula más evidencia de que Maduro ha usado su presidencia para el enriquecimiento ilícito de su familia y aliados cercanos.

VEA TAMBIÉN: Exjefe de inteligencia devela eslabones del crimen organizado en gobierno de Venezuela

Las acusaciones contra los hijos y otros parientes de Flores y Maduro se han acumulado a lo largo de los años. En 2017, los sobrinos de Flores fueron condenados a 18 años de prisión por narcotráfico. A ambos se los acusó de conspirar para introducir 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos.

Las sanciones contra los parientes del presidente comenzaron en septiembre de 2018, cuando se congelaron los bienes de la primera dama Cilia Flores. Ahora, se acusa a los hijos de Flores de estar implicados en el esquema masivo de importación de alimentos.

Y se cree que Nicolasito Maduro ha participado en la manipulación del negocio del oro en Venezuela. Manuel Ricardo Cristopher Figuera, exjefe de los servicios de inteligencia de Venezuela, quien desertó en abril, luego de un fallido levantamiento de la oposición, declaró al Washington Post que un asistente del hijo del presidente creó una empresa para comprar oro a mineros ilegales. Posteriormente se vendía ese oro al banco central de Venezuela a precios inflados.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn