Exjefe de inteligencia devela eslabones del crimen organizado en gobierno de Venezuela

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Por segunda vez en seis meses, un exjefe de los servicios de inteligencia de Venezuela hace importantes revelaciones sobre los nexos de la administración del presidente Nicolás Maduro con el crimen organizado.

El general Manuel Ricardo Cristopher Figuera fue el más alto oficial venezolano que desertó durante el fallido levantamiento de la oposición el 30 de abril de 2019. Christopher Figuera posteriormente huyó a Estados Unidos, donde habló con el Washington Post sobre la rampante criminalidad interna que, según dice, lo convenció de apartarse del gobierno de Maduro.

Durante seis meses se desempeñó como jefe del famoso Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), lo que le permitió hacer parte del círculo íntimo de Maduro y tener conocimiento de los secretos de colusión criminal y corrupción que el régimen guardaba con el mayor celo.

VEA TAMBIÉN: Exjefe de inteligencia de Venezuela revela vínculos con el crimen organizado

Muchas de sus declaraciones repiten lo dicho antes por el general Hugo Carvajal Barrios, otro exjefe del SEBIN, quien se pronunció en febrero sobre los nexos de Maduro con el crimen organizado.

A continuación, InSight Crime analiza algunas declaraciones claves de la entrevista concedida por Christopher Figuera:

1. “Entendí que Maduro es la cabeza de una empresa criminal. Su propia familia está involucrada”.

Una oscura red de narcotráfico, conocida como el “Cartel de los Soles” está profundamente incrustada en el ejército venezolano, e implica a oficiales de los más altos rangos de la administración de Maduro, e incluso a la familia del presidente.

VEA TAMBIÉN: Venezuela: ¿Un Estado mafioso?

En 2016, los sobrinos de la esposa de Maduro fueron condenados por conspiración para importar ilegalmente 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos, suministrados por la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya desmovilizada.

Christopher Figuera declaró al Washington Post que también obtuvo información de inteligencia que implica al hijo de Maduro, Nicolás Maduro Guerra, en una empresa que se dedica a la explotación de oro. “Había establecido un monopolio comprando oro de mineros artesanales al sur del país a precios de vaca flaca, para venderlo a precios elevados al Banco Central”, dijó Figuera. El exjefe de inteligencia alega que recibió advertencias para no seguir la investigación. Cuatro días después de la entrevista de Figuera, Nicolás Maduro Guerra fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por su participación en la “ilegítima” Asamblea Nacional Constituyente.

“El régimen de Maduro se basó en elecciones fraudulentas, y su círculo íntimo vive del lujo de las ganancias de la corrupción, mientras que el pueblo venezolano sufre”, dijo el secretario del Tesoro Steven Mnuchin. “Maduro confía en su hijo Nicolasito […] El Departamento del Tesoro continuará atacando a los familiares y personas cómplices del régimen ilegal que se benefician de la corrupción de Maduro”, dice la sanción.

2. “El ministro de Industrias está implicado. El ministro de Finanzas está implicado. El presidente del Banco Central está implicado”.

Christopher Figuera hizo una lista de importantes funcionarios venezolanos implicados en esa “empresa criminal” manejada desde el Estado.

En particular, Christopher Figuera mencionó al ministro de Industrias y ex vicepresidente Tareck El Aissami, y denunció su participación en lavado de dinero. El Aissami ya es objeto de una sanción en Estados Unidos por coordinar envíos de droga desde pistas de despegue y puertos venezolanos, destinados a clientes de carteles, como el mexicano Los Zetas. Las declaraciones del narcotraficante Walid Makled en 2010 afirman que El Aissami ha sido el enlace de grupos guerrilleros colombianos y los agentes del grupo militante libanés Hezbollah en Venezuela, señalamiento que fue corroborado por Carvajal.

Otros funcionarios señalados en el testimonio de Figuera son el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Calixto José Ortega Sánchez. Zerpa es actualmente objeto de sanciones estadounidenses como sospechoso de haber participado en el colosal caso de corrupción asociado con Petróleos de Venezuela (PDVSA). Ortega está implicado en denuncias de que el BVC ha ayudado a mantener a Maduro en el poder facilitando las ventas de oro ilegal.

3. “Descubrí que los casos de narcotráfico y guerrilla no debían ser tocados”.

Christopher Figuera habló de su angustia por las detenciones arbitrarias ejecutadas por su departamento e insistió en que las investigaciones por colusión criminal genuina eran obstruidas en las más altas esferas del Gobierno.

Dijo que obtuvo informes de inteligencia “que indicaban que grupos irregulares estaban operando en Venezuela bajo el brazo protector del Gobierno, entre ellos miembros del grupo guerrillero colombiano ELN (Ejército de Liberación Nacional), activo en áreas mineras en el sur del departamento de Bolívar, prometiendo proveer una primera línea de defensa en caso de una invasión a Venezuela”.

También agregó que “Hezbollah tenía operaciones en Maracay, Nueva Esparta y Caracas, aparentemente ligado a negocios ilícitos para financiar operaciones en el Medio Oriente”.

El ELN ha tenido una rápida expansión en Venezuela y participa en un gran número de actividades criminales, como narcotráfico, minería ilegal, extorsión y contrabando. El ELN hace parte de un panorama más amplio de grupos armados irregulares que sostienen el gobierno de Maduro. Estos incluyen la organización guerrillera venezolana Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FPLN) y las tropas de choque paramilitares conocidas como “colectivos“.

4. “[Iris Varela] dijo que tenía entrenados a varios prisioneros […] Que ella era su comandante”.

El exjefe de inteligencia también describió una reunión en la que la ministra del Servicio Penitenciario Iris Varela exigía 30.000 rifles para crear un ejército privado de convictos. La medida era en respuesta a la amenaza de una supuesta intervención militar extranjera en Venezuela.

En entrevista con InSight Crime, Varela negó estás afirmaciones y señaló que ha estado intentando neutralizar los grupos criminales en las cárceles: “No sabía que ese señor era un mitómano. Creo que él [Christopher Figuera] está justificando con esas declaraciones los recursos que le dieron para que saltara la talanquera. ¿Sabes cuántas armas he decomisado en las prisiones que he cerrado desde mi llegada a este ministerio? Muchas, miles de armas de todos los calibres. Y todas las he entregado. Entonces, si yo estoy haciendo eso qué necesidad tengo de ir a pedir nada. Si quisiera armas, tendría bastante con esas”.

Varela también rechazó la supuesta creación de un ejército personal de presos. “Hacer eso sería como decir que yo [Varela] estoy formando aquí un Gobierno paralelo y eso no es así. Yo respeto muchísimo la Constitución, lo que él [Christopher Figuera] no hizo”, aseguró. 

Sin embargo, Varela admitió estar dispuesta a recurrir a los presos para defender Venezuela en caso de una incursión militar extranjera. “Lo que yo sí estoy clara es que, independientemente de la situación jurídica que tenga cualquier venezolano, eso no es óbice para que salga a defender la patria a la hora de una agresión extranjera”, dijo la ministra a InSight Crime.   

“Si ellos nos amenazan con 5.000 marines, nosotros tenemos a 45.000 privados de libertad. No 30.000, y ahí corrijo a este idiota [Christopher Figuera]”, agregó Varela.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn