Segunda Marquetalia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El grupo nace tras los acuerdos de paz firmados entre el estado colombiano y las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy extintas. Un puñado de sus miembros, encabezados por uno de los líderes más influyentes de esa exguerrilla, Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, deciden volver a las armas luego de intentar un paso a la vida civil por medio del proceso de paz.

Con un número indeterminado de hombres, el grupo se refugia en las montañas entre Colombia y Venezuela, al parecer, con el conocimiento del gobierno de Venezuela.

Aunque no se conoce mucho del grupo hasta ahora, sus integrantes son de alto interés paras las autoridades colombianas, debido a su pasado criminal dentro de las guerrillas colombianas y su capacidad de alianzas con grupos criminales.

Historia

El 29 de agosto de 2019, por medio de un video en la plataforma YouTube y en algún punto de la frontera entre Colombia y Venezuela, Luciano Marín alias “Iván Márquez” anunció el retorno de un grupo de excombatientes a las armas y la creación de una “Segunda Marquetalia”, alegando la “traición del Estado a los acuerdos de paz”. Márquez calificó el hecho como el retorno de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC – EP).

Junto a él aparecieron otros líderes de la extinta guerrilla de las FARC, entre ellos Hernán Darío Velásquez, alias “El Paisa”, Seuxis Pausías Hernández conocido como “Jesús Santrich”, Henry Castellanos Garzón alias “Romaña”, además de personas entre las que se encontraban antiguos comandantes de varios bloques y columnas móviles de las FARC.

El anuncio se dio transcurridos varios meses desde la desaparición de estos excombatientes, que habían hecho parte de las negociaciones del acuerdo de paz de La Habana y posteriormente se habían desmovilizado.

El grupo busca una continuación de la lucha al ser “herederos del legado de Manuel Marulanda Vélez”, antiguo líder de la extinta guerrilla y retoma parte del discurso de la misma, para mantener la idea política del grupo insurgente.

El Paisa habría abandonado el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Miravalle, en Caquetá, aproximadamente en abril del 2018 con destino hacia Venezuela. Meses después, en agosto de ese mismo año y del mismo ETCR, desapareció Iván Márquez, quién se había trasladado a este espacio después de renunciar a su curul en el Senado de la República en repuesta a la detención de Jesús Santrich.

Desde marzo de 2019, y después de no comparecer ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), se desconocía el paradero de Romaña.

En el caso de Santrich, este fue detenido en abril de 2018, antes de que pudiese ocupar su curul en la Cámara de Representantes, después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos lo pidiera en extradición acusado de enviar un cargamento de cocaína hacia el país norteamericano.  Después de pasar un año recluido fue puesto en libertad en mayo de 2019, después de que la JEP no encontrara evidencias suficientes en su contra y de que la Corte Suprema de Justicia rectificara su fuero parlamentario. Luego de eso se trasladó al ETCR de Tierra Grata en el norte del departamento del Cesar, desde donde huyó hacía Venezuela.

La configuración del grupo y su paradero es casi un misterio. Desde su salto al ojo público, hace un año, su impacto no ha sido determinante en el escenario del crimen organizado. Aun así, por la importancia de sus componentes, podría ser un actor principal en el ya complejo escenario criminal entre Colombia y Venezuela.

Actividad criminal

En su primera aparición, Márquez y compañía aseguraron que el grupo seguiría con la recaudación de impuestos “en función de la financiación de la rebelión […] que se aplique a las economías ilegales y a las multinacionales que saquean nuestras riquezas”.

Aunque no es claro cómo se está financiando actualmente, no se descarta que sus principales fuentes de ingresos sean el narcotráfico y la extorsión, debido a la experiencia de sus miembros en estas economías criminales.

Liderazgo

El principal líder de la Segunda Marquetalia es Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, quien fuera miembro del Secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y segundo al mando al momento de la desmovilización de ese grupo. La toma de decisiones estaría a cargo del experimentado comandante, quien ha sido el vocero de la organización desde su aparición.

Cercanos a Márquez están Seuxis Pausías Hernández, alias Jesús Santrich, ideólogo y pieza clave en las relaciones públicas del grupo. A este se suman Hernán Darío Velásquez, alias El Paisa, excomandante de la columna Teófilo Forero, y Henry Castellanos, alias Romaña, excomandante del Frente 53 de las FARC, quienes aportan el componente militarista de la organización.

Aliados y enemigos

En su primera aparición pública, el líder del grupo, Iván Márquez, hizo un llamado al Ejército de Liberación Nacional (ELN), para “coordinar esfuerzos” en territorio colombiano. Incluso, Márquez mencionó la desaparecida Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, un movimiento creado por las extintas FARC, el ELN y el Ejército Popular de Liberación (EPL), para direccionar acciones conjuntas y sugirió volver a ella.

Por su parte, el comandante del Frente de Guerra Occidental del ELN, alias “Uriel”, saludó el regreso a las armas de los excomandantes de las FARC, en lo que podría ser una señal de alianza entre las organizaciones cuando sea necesario.

Así mismo, el Frente 18 de las Ex – FARC mafia, al norte del departamento de Antioquia, reconoció a Iván Márquez, El Paisa, Jesús Santrich y Romaña, como la nueva comandancia del grupo armado. Este es, hasta ahora, el único frente de los Ex – FARC que le ha dado ese estatus al grupo encabezado por Márquez.

Entre el 2018 y 2019, el grupo se reunió en dos ocasiones con miembros del ELN en el estado venezolano de Apure, según confirmaron varios medios de comunicación. Se cree que, durante el encuentro, ambas organizaciones coordinaron la salida de cocaína por las rutas fronterizas entre Colombia y Venezuela, especialmente en Arauca donde el ELN mantiene control.

Además de estos acercamientos con el ELN, el grupo de Márquez ha intentado unificar fuerzas con los grupos Ex – FARC mafia, encabezados por Miguel Botache Santillana, alias “Gentil Duarte”. Sin embargo, su unión parece distante debido a que el grueso de los combatientes bajo la sombrilla de Gentil no ven en Márquez al líder que fue en la guerrilla y por el contrario ven como una traición su participación en el proceso de paz con el Estado.

Geografía

La Segunda Marquetalia parece moverse en la frontera entre Colombia y Venezuela. Las reuniones que sus miembros han sostenido con otros grupos criminales los sitúan en estados como Apure, en Venezuela y Arauca, Colombia.

Con la adhesión del Frente 18 de las Ex – FARC Mafia, el grupo de Márquez obtiene presencia en el norte de Antioquia, en municipios como Ituango y la parte sur del departamento de Córdoba. Siendo este, por ahora, el único satélite con el que Márquez cuenta en otras zonas de Colombia.

Sin embargo, algunos de sus integrantes tenían zonas de influencia en el país, donde no se descarta que pueda haber reagrupación de algunos excombatientes.

Perspectivas

Márquez y compañía estarían apostando por llegar a acuerdos con los grupos Ex – FARC en el resto del país, ya que precisa incrementar su base de combatientes y de economías criminales para mantenerse a flote.

Desde su salida en público, no se conoce el paradero exacto de él o alguna de sus unidades, ni el número de personas con el que cuenta su grupo. De hecho, su movimiento ha sido silencioso, tras cumplirse un año de su declaración del retorno a las armas.

Su mejor panorama sería concretar una alianza con los grupos ex – FARC, incluido el de Gentil Duarte y buscar una reunificación a nivel nacional. No obstante, parece su opción más lejana.

Por ahora, el grupo podría estar recibiendo apoyo de algunos sectores del ELN, así como del gobierno venezolano, mientras utiliza el territorio de ese país como retaguardia, mientras solidifica sus alianzas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn