HomeVenezuelaFARC en Venezuela
VENEZUELA

FARC en Venezuela

FARC / ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 18 DE OCTUBRE, 2021 ES

Venezuela es una base vital de operaciones para las disidencias de las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Durante el conflicto colombiano, ese país proporcionó a la guerrilla corredores de narcotráfico claves, así como un lugar para escapar a la presión ejercida por las fuerzas de seguridad colombianas, realizar sus adiestramientos y reabastecerse de armamento. Desde la desmovilización de las FARC en 2017, luego de que los insurgentes firmaran un acuerdo de paz con el gobierno colombiano, Venezuela ha seguido cumpliendo un rol para la mafia conformada por los desertores y disidentes del proceso de paz, a quienes este país ofrece un salvavidas económico y un refugio para reagruparse y reconsolidar sus fuerzas.

Historia

Venezuela fue una zona de operaciones para las FARC durante gran parte del conflicto colombiano, pero su importancia para el grupo creció exponencialmente con la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999, y luego de que los insurgentes perdieran la zona de distensión decretada por el gobierno en 2002. Esto coincidió con la mayor presión de los paramilitares y del gobierno Uribe en Colombia (2002-2010), que se combinaron para convertir a Venezuela en una zona de retaguardia crucial para los guerrilleros.

Durante la presidencia de Chávez, hubo acusaciones de colusión entre las FARC y la cúpula del gobierno venezolano y de sus fuerzas armadas, por presunta provisión de soporte logístico y armas a esa guerrilla. También hay evidencia sólida de que las FARC colaboraron en el tráfico de narcóticos con células narcotraficantes infiltradas en el gobierno, a quienes se conoce como el Cartel de los Soles, lo que condujo a las imputaciones contra altas figuras del gobierno, y a la imposición de sanciones a altos funcionarios del gobierno y a las fuerzas de seguridad por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro estadounidense (OFAC).

La cuestión de los campamentos de las FARC en Venezuela fue la causa de un lío diplomático de grandes proporciones entre los expresidentes Hugo Chávez y Álvaro Uribe. Informes de inteligencia colombiana filtrados en 2010 estimaban que había cerca de 1.500 insurgentes de las FARC activos en 28 campamentos en los estados fronterizos de Apure y Zulia, en Venezuela. En los últimos años de la presidencia de Chávez, sin embargo, las relaciones colombo-venezolanas mejoraron con Juan Manuel Santos, y parece haber menguado el apoyo de Chávez a la guerrilla.

Entre 2012 y 2016, el gobierno venezolano desempeñó un rol importante como uno de los cinco países garantes en las negociaciones de paz del gobierno colombiano con las FARC, que concluyeron con el desarme de los insurgentes en 2017. Sin embargo, Venezuela también se convirtió en refugio para los disidentes de las FARC que se negaron a participar en la desmovilización. Inicialmente dispersos y desorganizados, estos disidentes se reagruparon y crecieron en número ante los retrasos en la implementación de los acuerdos, al engrosarse sus filas con excombatientes desilusionados, para formar lo que InSight Crime llama en conjunto la ex-FARC Mafia.

En el momento hay distintas facciones de ex-FARC Mafia presentes en Venezuela.  El estado de Apure sirve de cuartel general a la Segunda Marquetalia, una red de ex-FARC formada por algunos de los principales negociadores de las FARC en los diálogos de paz, que abandonaron el proceso en 2018. Esta red tiene alianzas con el Frente Acacio Medina. También tienen presencia en Venezuela los Frentes 10 y 33, ambos grupos semiautónomos, de menor tamaño que hacen parte de la red de ex-FARC Mafia en Colombia, coordinada por Miguel Botache Santillana, alias “Gentil Duarte”.

Tal como sucedió durante el conflicto colombiano, para las ex-FARC Venezuela sigue representando refugio y acceso a importantes economías criminales, en especial el narcotráfico, pero también la minería ilegal y el contrabando. En muchos casos, estas redes han mantenido las alianzas que tuvieron las FARC con actores corruptos en la política y las fuerzas de seguridad, los que al parecer incluyen altas figuras en el régimen del sucesor de Chávez, Nicolás Maduro.

Pero estas relaciones se están haciendo más complejas e inestables debido a las crecientes rivalidades entre las diferentes facciones de las ex-FARC y dentro del estado venezolano. Estas tensiones derivaron en actos violentos a comienzos de 2021, cuando el ejército venezolano lanzó una operación fallida para expulsar al Frente 10 de Apure.

Liderazgo

La Segunda Marquetalia opera bajo el mando de Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, quien se supone que tiene su residencia permanente en Venezuela. Márquez fue el segundo al mando de las FARC antes de la desmovilización y encabezó la delegación negociadora por esta guerrilla. Fundó la Segunda Marquetalia con Seuxis Pausías Hernández Solarte, alias “Jesús Santrich”, quien también tuvo un rol de mando importante hasta su asesinato en el estado venezolano de Zulia en mayo de 2021.

El Frente Acacio Medina opera bajo el mando de Géner García Molina, alias “John 40”, quien también se presume que está establecido en Venezuela. John 40 fue un alto comandante de las FARC, que participó fuertemente en el tráfico de estupefacientes, pero se separó de los insurgentes durante el proceso de paz. En un inicio hizo parte de la comandancia de la red de disidencias de Gentil Duarte hasta que cambió de bando para unirse a la Segunda Marquetalia a comienzos de 2021.

El Frente 10 está dirigido por un antiguo mando medio de las FARC, Jorge Eliécer Jiménez Martínez, alias “Jerónimo” o “Arturo”, y el Frente 33 está comandado por Javier Alonso Veloza García, alias “John Mechas”. Aunque ambos comandantes son responsables de las operaciones rutinarias de sus grupos, se cree que trabajan en coordinación con el grupo de mando de las disidencias nacionales dirigido por Gentil Duarte.

Geografía

Los ejércitos de las ex-FARC Mafia se han concentrado en la región fronteriza, aunque hay informes de su presencia más hacia el interior del país, en el estado de Bolívar, sureste de Venezuela.

La Segunda Marquetalia está asentada en el estado de Apure, desde donde sus mandos coordinan con células presentes en toda Colombia y mantienen la infraestructura para el tráfico de narcóticos. Sus aliados en el Frente Acacio Medina están dispersos en su mayoría por el estado de Amazonas, donde controlan las rutas de drogas y operaciones de minería ilegal.

El Frente 10 controla un territorio binacional que cubre las áreas de Apure y el departamento colombiano de Arauca, donde se beneficia de su control de los pasos fronterizos. El Frente 33 está asentado en gran parte en el foco de narcotráfico que es el Catatumbo, en el departamento colombiano de Norte de Santander. Aunque inicialmente solo hacía presencia esporádica en Venezuela,  en 2021, comenzó a establecer una presencia más permanente al otro lado de la frontera, en el estado de Zulia, que es un punto de salida importante para la cocaína producida en el Catatumbo.

Aliados y enemigos

En Colombia, las diferentes facciones de la ex-FARC Mafia están convergiendo de manera cada vez más ostensible en torno a dos polos de influencia rivales: la red de disidencias de Gentil Duarte y la Segunda Marquetalia. Después de algunos intentos iniciales de unificar sus fuerzas, la relación entre ambos bandos se ha agriado, lo que se hizo evidente en Venezuela con la rivalidad entre la Segunda Marquetalia y el Frente 10 en Apure.

Hay evidencia sólida que permite afirmar que la Segunda Marquetalia mantiene nexos con el gobierno de Nicolás Maduro, quien declaró en público que Iván Márquez y Jesús Santrich eran “bienvenidos” en el país después de que abandonaron el proceso de paz. En contraste con esa acogida, el gobierno ha tildado al Frente 10 de “terroristas” y ha atacado a esa guerrilla, a pesar de sus evidentes nexos con las unidades del ejército venezolano apostadas en la región.

La rápida expansión del colombiano Ejército de Liberacion Nacional (ELN) en Venezuela los pone en competencia con la ex-FARC Mafia por las lucrativas rutas de narcotráfico y contrabando en la frontera entre Colombia y Venezuela. En diciembre de 2018, se informó que las disidencias de las FARC habían sellado un pacto de no agresión con el ELN y trabajaban en conjunto en la coordinación de actividades ilícitas. Sin embargo, desde entonces se observan señales de tensiones e incluso de choques entre el ELN y algunas facciones de las ex-FARC, especialmente con el Frente 10.

Las actividades de narcotráfico de la ex-FARC Mafia en Venezuela también se ven facilitadas por alianzas con grupos criminales internacionales, como el Comando Rojo (Comando Vermelho) y la Familia del Norte (FDN), de Brasil, y el Cartel de Sinaloa, de México.

Prospectos

Las distintas facciones de la ex-FARC Mafia en Venezuela enfrentan prospectos cada vez más divergentes en Venezuela. La Segunda Marquetalia y sus aliados del Frente Acacio Medina, de John 40, seguramente seguirán gozando del apoyo de actores poderosos en el Estado venezolano, que les garantizarán impunidad casi absoluta para hacer acopio de sus fuerzas y manejar economías criminales. Dado que la Segunda Marquetalia ha tenido problemas para reagruparse en Colombia, esa capacidad de operar en Venezuela puede cobrar mayor importancia para la red.

Sin embargo, actualmente el Frente 10 está operando en terreno hostil y seguramente sus actividades en Venezuela se verán cada vez más restringidas. De igual manera, el Frente 33, también parte de la red de Gentil Duarte, puede encontrar resistencia a sus intentos de expansión en Zulia.

compartir icon icon icon

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

What are your thoughts? Click here to send InSight Crime your comments.

We encourage readers to copy and distribute our work for non-commercial purposes, with attribution to InSight Crime in the byline and links to the original at both the top and bottom of the article. Check the Creative Commons website for more details of how to share our work, and please send us an email if you use an article.

¿Este contenido fue útil?

Queremos seguir robusteciendo la base de datos más extensa sobre crimen organizado de América Latina, pero para eso necesitamos recursos.

DONAR

Contenido relacionado

Un nuevo informe que clasifica la competitividad económica de países de todo el mundo indica que el crimen y la…

COLOMBIA / 9 MAR 2018

Su verdadero nombre es Miguel Díaz Sanmartín, pero en realidad todos lo conocen como “Julián Chollo”, el alias que le…

PRISIONES / 4 MAY 2017

Los recientes comentarios de la directora del sistema penitenciario de Venezuela permiten apreciar claramente que las prisiones han…

Sobre InSight Crime

LA ORGANIZACIÓN

Investigación sobre inseguridad social en Guatemala llega a las primeras planas

10 DIC 2021

La más reciente investigación de InSight Crime sobre un caso de corrupción al interior del instituto de seguridad social de Guatemala, relacionado con la muerte de…

LA ORGANIZACIÓN

La investigación sobre El Dorado de Maduro llega a los titulares

3 DIC 2021

La investigación de InSight Crime sobre el tráfico ilegal de oro en el estado Bolívar y la Amazonía de Venezuela tuvo un gran impacto en los medios de comunicación. Además…

LA ORGANIZACIÓN

Talleres sobre perspectiva de género y técnicas de investigación

26 NOV 2021

Los días 23 y 24 de noviembre, InSight Crime llevó a cabo un taller titulado “Cómo cubrir el crimen organizado: técnicas de investigación y enfoque de género”, en los que…

LA ORGANIZACIÓN

InSight Crime nombra a dos nuevos integrantes de su Junta Directiva

19 NOV 2021

En las últimas semanas, InSight Crime agregó dos nuevos miembros a su Junta Directiva. Joy Olson es la exdirectora ejecutiva de la Oficina en Washington para…

LA ORGANIZACIÓN

InSight Crime aporta argumentos en el debate sobre contrabando en Paraguay

12 NOV 2021

La información sobre las tendencias y patrones del crimen organizado que InSight Crime provee a diario llega a los escritorios de diplomáticos, miembros de las fuerzas públicas y políticos de…