Los Rastrojos

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los Rastrojos nacieron de la poderosa organización del narcotráfico del CNDV y se convirtieron en una de las organizaciones criminales trasnacionales más poderosas de Colombia, hasta que sus máximos lideres se rindieron o fueron capturados en 2012.

Historia

Los Rastrojos aparecieron por primera vez en 2002, como el brazo armado de Wilber Varela, alias “Jabón.” En ese momento, Varela estaba peleando contra su rival del Cartel del Norte del Valle (CNDV), Diego Montoya, alias “Don Diego,” y el ejército privado de Montoya, Los Machos. El lugarteniente de Varela, Diego Rastrojo, reclutó a los primeros miembros, y el grupo adoptó su nombre. Más tarde, en un intento por participar en las negociaciones de paz entre el gobierno y los grupos paramilitares, el grupo se autodenominó Rondas Campesinas Populares (RCP). Los paramilitares, bajo la bandera de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), firmaron un acuerdo de paz en 2004 y terminaron de desmovilizar sus tropas en 2006. Sin embargo, el gobierno no permitió que la RCP participara en las negociaciones.

Varela comenzó a perder el control sobre sus subordinados con el crecimiento del grupo. En 2008, fue asesinado por Javier Antonio Calle Serna, alias “Comba”, y Diego Rastrojo, después de que intentara evitar que ellos expandieran sus operaciones en los departamentos de Santander y Norte de Santander en el norte de Colombia. Tras la muerte de Varela, su antiguo brazo armado creció hasta convertirse en un jugador poderoso en los negocios del narcotráfico, la extorsión y el secuestro.

A partir de 2006, Los Rastrojos dejaron su tradicional centro de operaciones, a lo largo de la costa Pacífica, y comenzaron a expandirse, primero hacia la región cafetera de Quindío, Risaralda, y Caldas, y luego hacia el departamento fronterizo de La Guajira, al norte de Colombia. Finalmente, Los Rastrojos terminaron operando en más de un tercio de los 32 departamentos de Colombia.

Un poderoso aliado del grupo fue Daniel Barrera Barrera, alias “El Loco”, quien junto a los hermanos Comba y Diego Rastrojo, fue parte de los principales líderes de Los Rastrojos. El Loco Barrera mantuvo operaciones en los departamentos de Meta y Guaviare, al oriente del país, y estuvo a cargo de la mayor parte del tráfico internacional, mientras que Diego Rastrojo comandaba a Los Rastrojos en las áreas rurales.

Los hermanos Comba trabajaron en áreas urbanas como Cali, manejando las redes de sicarios. Mientras el grupo mantuvo su bastión tradicional en el Valle del Cauca, se expandió hacia los vecinos Nariño y Cauca, y profundizó sus alianzas con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Para 2010, podría decirse que Los Rastrojos habían llegado a convertirse en el grupo criminal más poderoso de Colombia.

Sin embargo, el grupo colapsó en 2012 con la caída de tres de sus principales líderes. Javier Calle Serna, alias “Comba”, se entregó a Estados Unidos en mayo de 2012, y Diego Pérez Henao, alias “Diego Rastrojo”, fue capturado el mes siguiente y extraditado a Estados Unidos en agosto de 2013, por cargos de tráfico de drogas. En septiembre de 2012, el Loco Barrera fue capturado en Venezuela y en octubre de 2012, el hermano de Comba, Luis Enrique, también se entregó a las autoridades de Estados Unidos, dejando al grupo sin un liderazgo claro. En un nuevo golpe contra el grupo, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones a Los Rastrojos bajo la ley de capos (Ley Kingpin) a principios de 2013, mientras un sicario clave del grupo, que operaba en Cali, fue capturado en Ecuador en agosto de 2013.

Sin embargo, el grupo ha seguido operando en células más pequeñas y localizadas a lo largo del país, pero especialmente en sus bastiones del Valle del Cauca, Nariño y Norte de Santander, así como en Ecuador.

Liderazgo

Los Rastrojos ya venían presentado rupturas internas, incluso antes de la pérdida de Comba y Diego Rastrojo, con una división entre los seguidores de Comba y su hermano, los de Calle Serna, y los de Diego Rastrojo. La pérdida de estos jefes dejó al grupo sin un líder claro, lo que a su vez ha causado la pérdida de miembros

Geografía

Los bastiones de Los Rastrojos se encuentran principalmente en la zona en donde se formaron: los departamentos del Valle del Cauca y Cauca a lo largo de la costa pacífica (ver mapa).

rastrojos_map_areasofinfluenceTambién tienen presencia en Antioquia, Bolívar, Cesar, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander, Putumayo, Santander y Valle del Cauca; y han establecido presencia y realizan operaciones de narcotráfico en Venezuela y Ecuador.

Aliados y enemigos

Los Rastrojos se diferencian de otros grupos criminales colombianos en que no necesariamente tratan de controlar cada parte de la cadena de distribución de la droga, operando, en su lugar, a través de alianzas estratégicas. Estas alianzas incluyen el trabajo con grupos guerrilleros y exparamilitares de derecha para mover su producto.

Los Rastrojos han mantenido un acuerdo durante varios años con el ELN en los departamentos del Cauca y Nariño. Más recientemente, hicieron un acuerdo similar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en algunas partes del país. Ambas alianzas le han dado a Los Rastrojos un acceso directo a la base de coca —la materia prima para la cocaína— a precios muy baratos. El otro principal aliado de Los Rastrojos, Daniel Barrera Barrera, alias “El Loco,” llegó a acuerdos similares con las FARC en algunas áreas, antes de su captura en Venezuela en septiembre de 2012. Juntos, Los Rastrojos y Barrera obtuvieron una enorme ventaja competitiva, que también dio lugar a fuertes asociaciones con los carteles mexicanos.

El modelo de negocio de Los Rastrojos basado en la busqueda de alianzas estratégicas no siempre funciona y se han venido enfrentando contra Los Urabeños, un grupo rival que opera en el noroeste de Colombia, cerca de la frontera con Panamá. Aunque en 2011 se estableció una tregua en la región del Bajo Cauca en Antioquia, esta se rompió cuando Los Rastrojos se comenzaron a fragmentar y las luchas entre ambos grupos escalaron a medida que Los Urabeños se abrían paso hacia el Valle del Cauca y el norte del país.

Perspectivas

Las fuerzas de seguridad colombianas creen que las filas del grupo se han reducido considerablemente en los últimos años, dejando al grupo con apenas unos 300 miembros. Con Los Rastrojos en declive, se cree que grupos como Los Urabeños están preparados para tomar ventaja de su debilidad y que incluso se estarían moviendo en su territorio.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

4 Comentarios

Comments are closed.